Quintana se impone al polvo y el calor de Granada

Foto: César Rodríguez

Difícil y complicado Rallye de Tierra Ciudad de Granada. La cuarta cita de la Copa de España de Rallies de Tierra iba a estar marcada por el polvo, que llevaba a la anulación de los tiempos del tramo espectáculo, y el calor. Ambos elementos complicaban aún más un recorrido ya de por sí complejo, con un comentario generalizado de que el recorrido estaba algo más roto de lo esperado.

Pero el Rallye de Granada iba a tener sorpresas desde el comienzo y es que, en el tramo de clasificación, Rodrigo Zeballos sorprendía a propios y extraños marcando el mejor crono, por delante de Alex Villanueva, al que superaba por 3 décimas de segundo, y de Gorka Eizmendi, que se quedaba a 4 décimas del mejor crono.

Rodrigo Zeballos sorprendía a todos en el Shakedown. Después, en el rallye, vigilaba los puestos de podio desde la cuarta plaza, y aprovechaba su oportunidad

Viendo el estado de los tramos, y la cantidad de piedras sueltas que había en los mismos, los equipos decidían salir en orden inverso a como finalizaban en el tramo de clasificación. Zeballos sería el duodécimo en salir, Villanueva undécimo, Eizmendi décimo, etcétera. De este modo, Iñaki Barredo abriría pista, por delante de Oriol Gómez, y de Juan Carlos Quintana, que no había hecho un buen crono en el tramo de clasificación.

El error en el tramo espectáculo

El tramo espectáculo ya iba a dar un primer aviso de lo que podía ocurrir en la siguiente jornada. Empecemos por los aciertos de este tramo. La salida invertida hace que todos los equipos tengan su espacio, y que el público vea a todos los participantes. Hacer un tramo espectáculo para acercar el rallye a la ciudad es una gran idea, y si se trata de un rallye de tierra, que sea un tramo con zona de tierra hace que el planteamiento inicial sea excelente.

Ahora hablemos de los errores. Personalmente soy poco amigo de las rotondas, y los giros de 360 grados forzados en los rallies, pero en tierra me parecen un error aún mayor. Si a esto le sumamos que ya había cierta confusión entre los equipos, hasta el punto de que a las 14:00 los comisarios deportivos sacaban una nota aclaratoria, diciendo que había que dar dos vueltas a las balas de paja circulares que se habían ubicado en la parte final del recorrido, el error es doble, ya que estas balas de paja estaban en la zona de tierra.

¿Cuál fue el resultado? Un espectáculo, pero no de los buenos. Pilotos que debían detenerse por no saber hacia donde ir debido a su propio polvo, equipos que no realizaban ni la mitad del recorrido por no ver, y recortarlo involuntariamente, y un rallye que habría quedado decidido en una especial de menos de un kilómetro, con diferencias de más de 20 segundos entre los favoritos en una distancia tan corta.

Todo esto terminaba con los comisarios deportivos decidiendo anular los tiempos de este tramo cronometrado a las 21:30 horas de la noche, con lo que el Rallye de Granada volvería a empezar de cero.

Un comienzo igualmente complicado

Las condiciones durante el primer tramo eran bastante complicadas debido al polvo que quedaba en suspensión

Tras el lío del tramo espectáculo, y con la ilusión de haberlo dejado todo atrás, la jornada del sábado amanecía completamente despejada y sin viento alguno. Esto, unido al temprano horario en el que se disputaban los tramos, hacía que el polvo que levantaban los coches a su paso por los tramos no se disipase lo que, unido al sol muy bajo en el horizonte, dejaban un panorama complicado para la competición.

Tanto era así que, aunque al final el scratch en el primer tramo sería para Juan Carlos Quintana, seguido por Gorka Eizmendi y Alex Villanueva, cuarto se situaba Oriol Gómez, y quinto era Iñaki Barredo. Quintana se imponía por 6 segundos sobre Eizmendi, y 14,1 sobre Villanueva, mientras que los N5 de Gómez y Barredo se iban ya a 39,9 y 41,3 segundos respectivamente. El siguiente R5 sería el de Juan Pablo Castro, que terminaba el primer tramo sexto, a 50,2 segundos, por lo que el rallye ya se había quedado con tan solo 3 aspirantes a la victoria final.

Juan Carlos Quintana volvía a ser el más rápido en el segundo tramo, donde el problema del polvo comenzaba a desaparecer. Alex Villanueva era segundo en este caso, a 2 segundos, mientras que Gorka Eizmendi sería tercero a 6,6 segundos. Por detrás, Rodrigo Zeballos comenzaba a mostrar un buen ritmo, siendo cuarto a 18,4 segundos, aunque en la general ya estaba a más de 1 minuto de distancia del líder.

Alex Villanueva rodaba en tiempos de los líderes, pero no lograba recortar diferencias

Comienza la verdadera batalla por la victoria

La segunda pasada por los tramos de la mañana acogía de buen grado una ligera brisa que, unida al sol, mucho más alto sobre el horizonte, y el ambiente más despejado, permitían que la competición, ahora si, se desarrollase con completa normalidad.

Juan Carlos Quintana volvía a ser el más rápido en el primer tramo de la jornada, pero esta vez debía compartir el honor con Gorka Eizmendi, que lograba el mismo crono que el piloto canario. Alex Villanueva se dejaba 1,9 segundos más, con lo que se mantenía tercero de la general. Por detrás, Rodrigo Zeballos se asentaba en la cuarta posición, mientras que Juan Pablo Castro aguantaba en la quinta plaza, viendo como Gustavo Sosa recortaba diferencias tanto a él, como a Oriol Gómez, que continuaba siendo sexto.

Gorka Eizmendi atacaba fuerte durante todo el día, tratando de recuperar el tiempo perdido en el primer tramo

La mañana terminaría con el primer scratch en solitario de Gorka Eizmendi, que le recortaba 3 segundos a un combativo Juan Carlos Quintana, mientras que Alex Villanueva continuaba como espectador privilegiado de la lucha desde la tercera posición. Rodrigo Zeballos repetía en la cuarta posición, mientras que Oriol Gómez le pasaba la pelota de luchar con Gustavo Sosa a Juan Pablo Castro. Gómez era quinto en este tramo, superando a Castro en la general por 4.9 segundos. Pero Sosa no hacía un buen tramo, y terminaba noveno, dejándose 17,2 segundos con respecto a Gómez.

La mañana terminaba con Juan Carlos Quintana y Yeray Mújica al frente de la clasificación, seguidos a 9,6 segundos por Gorka Eizmendi y Diego Sanjuán, y a 19,3 por Alex Villanueva y Víctor Ferrero. El cuarto puesto era para Rodrigo Zeballos y Pedro Requena, ya a 1:26,2 del líder. Quintos marchaban Oriol Gómez y José Murado, a 2:18,7, por delante de Juan Pablo Castro y Juan José Leal, que eran sextos a 2:23,6, mientras que Gustavo Sosa y Ariday Bonilla ocupaban la séptima plaza, a 2:38,1. Marcos Canedo y Miguel Ángel Vilas eran octavos a 3:06,2, seguidos de Ricardo Triviño y Sergio Salom, novenos a 3:13,7. El top ten lo completaban los portugueses Diogo Salvi y Jorge Carvalho, a 3:43 del líder.

Una tarde no apta para cardiacos

Quedaban cuatro tramos por disputarse, y Gorka Eizmendi no quería perder el tiempo. El piloto vasco salía al ataque, lograba el mejor crono en el quinto tramo, recortando 6,6 segundos a Juan Carlos Quintana. Pero el canario iba a vender caro el liderato, y respondía en la sexta especial con un scrartch, y devolviendo un recado de 5,4 segundos a Eizmendi. Alex Villanueva se metía entre ambos en los dos tramos, siendo segundo en ambos, aunque el saldo de este bucle continuaba siendo negativo para el de Boyacá.

Juan Pablo Castro mantenía un bonito duelo por la quinta plaza, aunque en la parte final de la prueba cedería algo de terreno

Por detrás, Rodrigo Zeballos continuaba marchando en un solitario cuarto lugar. Lejos de los puestos de cabeza, y sin presión en la parte trasera, el uruguayo avanzaba hacia su primer resultado positivo en nuestro país. Por su parte, Juan Pablo Castro superaba en el quinto tramo a Oriol Gómez, pero el del Citroën C3 N5 volvería a poner las cosas en su sitio en la sexta especial. Gustavo Sosa parecía querer volver a meterse en la lucha, pero un problema con el turbo en el sexto tramo le hacía dejarse 40 segundos respecto a sus rivales en la lucha por la quinta plaza.

Juan Carlos Quintana afrontaba el último bucle con una ventaja de 8,4 segundos sobre Gorka Eizmendi. El vasco salía a por todas a los dos tramos finales, y marcaba el mejor crono en el primero de ellos, recortando 3,7 segundos al líder. La distancia se había reducido a tan solo 4,7 segundos, y quedaban por disputarse 14,8 kilómetros cronometrados. Las cuentas le salían a Eizmendi, por lo que volvía a salir a por todas en el último tramo. La sorpresa llegaba en forma de accidente del piloto vasco que se veía obligado a abandonar. Por suerte, parece que el incidente no tenía consecuencias físicas importantes para Eizmendi y Diego Sanjuán.

Este incidente dejaba la victoria en manos de Juan Carlos Quintana, que marcaba el segundo mejor tiempo en este tramo final, donde el más rápido sería Alex Villanueva, que ascendía al segundo lugar tras el accidente de Eizmendi.

Oriol Gómez conseguía una cuarta posición muy trabajada, tras luchar durante toda la jornada con Castro

Por detrás, Rodrigo Zeballos se aseguraba el cuarto puesto, sin tomar riesgos. La lucha por la quinta plaza estaba muy apretada. Oriol Gómez trataba de poner tierra de por medio, pero Juan Pablo Castro tan solo cedía medio segundo en el penúltimo tramo. Gómez tenía 7,6 segundos de ventaja al llegar a la última especial. Ambos pilotos salían al ataque, pero de nuevo Gómez volvía a superar a Castro, en este caso por 2,9 segundos, por lo que ganaba el duelo, y subía a la cuarta plaza tras el abandono de Eizmendi.

Trabajada victoria final para Juan Carlos Quintana y Yeray Mújica, seguidos a 19,2 segundos por Alex Villanueva y Víctor Ferrero, mientras que Rodrigo Zeballos y Pedro Requena completaban el podio a 2:16,3. Cuartos finalizaban Oriol Gómez y José Murado, a 3:40,7, mientras que la quinta posición era para Juan Pablo Castro y Juan José Leal, que finalizaban la prueba a 3:51,2. Sexta plaza final para Gustavo Sosa y Ariday Bonilla, que terminaban a 5:29,8, por delante de Ricardo Triviño y Sergio Salom, que eran séptimos a 5:40,7. Octava plaza para Marcos Canedo y Miguel Ángel Vilas, a 5:58,8, seguidos de Diogo Salvi y Jorge Carvalho, novenos a 6:28. Completaban el top ten Juan de Dios Gómez y Raúl Burgos, a 7:21,7.

Iriondo se impone en Dos Ruedas Motrices

En el apartado de Dos Ruedas Motrices, el polvo del primer tramo de la mañana también sería un problema. Buena prueba de ello es que Javier Sosa sería el primer líder de la categoría, con 20 segundos de ventaja sobre Aritz Iriondo, que era duodécimo en ese momento. Pero el piloto vasco invertía la situación ya en el segundo tramo, poniéndose al frente de la general, y comenzando a controlar el rallye.

Aritz Iriondo remontaba en un solo tramo, dominando la categoría de Dos Ruedas Motrices desde ese momento

Aritz Iriondo se repartía los mejores cronos con Alex Español, que también debía hacer su particular remontada, hasta llegar a la segunda plaza. Paco Montes sería quien más impedimentos pusiese al piloto andorrano, aunque Español terminaba la mañana ya como segundo clasificado, por delante de Montes. Pero la verdadera lucha era por la tercera posición que ocupaba el extremeño. Montes estaba por delante, pero Sosa estaba a tan solo 9 décimas de segundo, y Unai García a tan solo 1,3 segundos.

La tarde tendría como protagonista a Aritz Iriondo, que se imponía en tres de los cuatro tramos cronometrados, para completar así una contundente victoria. Alex Español era el único capaz de arrebatarle el mejor crono en uno de los tramos de la tarde, pero el andorrano no podía hacer mucho por seguir su ritmo, y debía conformarse con la segunda plaza.

En la lucha por el tercer puesto, pocas opciones dejaba Unai García que, a excepción del primer tramo de la tarde, era el más rápido del grupo perseguidor, asegurándose la tercera plaza, y además llevándose la victoria en el apartado de propulsión. También muy destacable el papel de Iván Arenas por la tarde, marcando un gran ritmo que le permitía meter su Skoda Fabia R2 en la cuarta plaza final, superando a un Paco Montes que finalmente debía conformarse con el quinto puesto.

Montes sin oposición en el Desafío Proto

Paco Montes no encontraba oposición en el Desafío Proto, logrando una victoria que le acerca al título

Paco Montes iba a ser el amo y señor del Desafío Proto de la Copa 2RM. El extremeño dominaba los tres primeros tramos de la jornada, con José Carlos Mulero tratando de darle caza en cada especial, y un Féxli Blanco que sorprendía siendo el más rápido en el cuarto tramo. Pero Montes continuaba mandando por la tarde. El extremeño aumentaba su ventaja merced al abandono de Mulero por problemas mecánicos, y posteriormente de Blanco también con su Peugeot 206 diciendo basta.

Tan solo Miguel Ángel Pérez sería capaz de sorprenderle en las dos pasadas por el tramo D, donde el del BMW 316i se imponía, llevándose así el TC Plus. A pesar de todo, la victoria era sin lugar a duda para Montes, mientras que Pérez se conformaba con ser segundo, en una debacle que dejaba esta copa sin más integrantes en la clasificación final.

Un nuevo ganador entre los N3

Unai García se imponía entre los N3, siendo así el cuarto piloto que consigue una victoria esta temporada en esta categoría

La Copa N3 continúa dejándonos apasionantes duelos en cada rallye, y en Granada, cuarta cita de la temporada, nos iba a dejar un vencedor inédito este año. Javier Sosa comenzaba la jornada marcando el ritmo, aunque Unai García le superaba en el segundo tramo, junto a Ramón Gené. Pero el piloto canario no se rendía y en el tercer tramo volvía a ser el más rápido, aunque el vasco conservaba el liderato. La mañana terminaba con Sosa marcando un crono estratosférico, aunque García le seguía de cerca. Sosa terminaba la mañana como líder, seguido de García, pero ambos habían logrado abrir un pequeño hueco sobre Ramón Gené, y Josep Segalás, que les seguían en la clasificación.

Javier Sosa continuaba atacando en los tramos de la tarde, e imponía su ley en el primer tramo, pero en el segundo un palier le obligaría a retirarse. Unai García recogía el testigo, pero lo hacía con 1 minuto de ventaja sobre Josep Segalás, toda vez que Ramón Gené había sufrido problemas mecánicos. A partir de ese momento, García dominaría el último bucle, siendo el más rápido en los dos tramos restantes. Tras él, Segalás peleaba con Alberto Bueno por el segundo lugar, aunque Segalás no daba su brazo a torcer, y finalmente sería segundo, con Bueno conformándose con el tercer escalón del podio.

Urkizu gana, con permiso de Bueno, entre los Aygo

Óscar Bueno dominaba entre los Aygo, pero una salida de pista le daba la victoria a Jokin Urkizu

El Desafío Kobe Motor veía como un sorprendente Óscar Bueno marcaba el ritmo durante los tramos de la mañana, siendo el más rápido en todas y cada una de las especiales. El asturiano no solo era el más rápido, si no que además terminaba la mañana con más de 1 minuto de ventaja sobre Jokin Urkizu, que sufría de más en los primeros tramos.

Óscar Bueno continuaba marcando el ritmo en el primer tramo de la tarde, pero en el segundo, una salida de pista le iba a dejar fuera de carrera. Jokin Urkizu heredaba el liderato, aunque tras un tramo bastante problemático para el piloto vasco, Víctor Requena recortaba buena parte de la ventaja que tenía en la general. Urkizu se reponía ganando en los dos últimos tramos, lo que le servía para asegurarse la victoria, mientras que Requena finalizaba segundo. El podio lo completaba Angel Toro, en una prueba en la que tan solo cruzaría la meta un Toyota Aygo más, el de Javier García, que terminaba cuarto.