Pepe López se impone a todos en Canarias

FacebooktwitterFacebooktwitter

La 43ª edición del Rallye Islas Canarias podría calificarse como el rallye de la eclosión de Pepe López. Pocos dudaban de la calidad del piloto madrileño, pero en esta edición de la cita española del ERC, López ha dejado claro que es un gran piloto. Vencía el rallye en todas las clasificaciones en las que estaba inscrito, ERC, CERA, y SCER; y, al contrario que en otras ocasiones, López era el más rápido de toda la prueba. Pero quizás, lo mejor de la victoria de Pepe López es que no ha sido una victoria fácil.

El Rallye Islas Canarias ofrece paisajes espectacularesEl piloto madrileño comenzaba ya mandando en el tramo de clasificación. Precisamente este tramo, utilizado también como Shakedown, era criticado por ser poco representativo de las carreteras por las que discurría la prueba, y muchos pilotos se quejaban de que el setup para el rallye era completamente erróneo para el Shakedown.

Aún así, Pepe López se imponía, con Iván Ares a solo medio segundo, Alexey Lukyanuk tercero a 1,3 segundos, y José Antonio Suárez en cuarto lugar a 3 segundos. Estos resultados nos hacían presagiar un buen rallye para los pilotos españoles. López optaba por salir séptimo a los tramos, mientras que Ares sería el tercero en el orden de salida. Lukyanuk, por su parte, optaba por el último puesto elegible, el decimoquinto, mientras que Suárez se decantaba por salir octavo en la primera etapa.

El ERC sigue siendo mucho ERC

En el previo comentaba que el ERC está en horas bajas. Sigo opinando exactamente igual, el campeonato no pasa por su mejor momento, pero la experiencia y velocidad de los pilotos que disputan el certamen continental sigue siendo muy alta. A pesar de todo, Pepe López y Borja Rozada les plantaron cara desde un primer momento, imponiendo su Citroën C3 R5 en el primer tramo. A partir de ese momento, Alexey Lukyanuk despertó del letargo que le había producido su accidente en el Rallye de Azores, y lograba el scratch en las dos siguientes especiales.

Alexey LukyanukNo podemos dejar pasar el hecho de que el bucle del viernes estaba formado por tres tramos, que sumaban 47 kilómetros contra el cronometro. Esto hacía que los neumáticos sufrieran mucho, y tuviese una importancia vital mimarlos tanto como fuera posible. Lukyanuk salía líder del bucle, con López a tan solo 3,7 segundos. Por su parte, Iván Ares terminaba esta primera pasada por los tramos en tercer lugar, pero sufriendo mucho con el tren delantero de su Hyundai i20 R5, y cediendo un total de 23 segundos. Marijan Griebel era cuarto, a 23,6 del líder, mientras que a 24 segundos se encontraba Chris Ingram. Para encontrar al resto de españoles, teníamos que ir al décimo puesto que ocupaba Luís Monzón, que peleaba con Surhayen Pernía, o el decimotercer lugar de un Xevi Pons que no terminaba de encontrarse cómodo en su retorno al asfalto.

Peor suerte corría José Antonio Suárez, cuyo pilotaje agresivo dejaba sus neumáticos literalmente en las lonas. Buena prueba de ello es que, en los dos primeros tramos, Suárez se mantenía en la lucha, pero al llegar a los 24 kilómetros finales de Tejeda, el piloto praviano se dejaba un minuto, y con ello toda posibilidad de pelear por los puestos de honor.

La segunda pasada por los tramos del viernes iba a ser igualmente dura. Con una temperatura mayor, y menos niebla en la parte alta de los tramos, cuidar los neumáticos volvía a ser crucial, aunque ahora los equipos estaban más preparados. La lucha entre Alexey Lukyanuk y Pepe López iba a continuar centrando la atención. El madrileño apretaba las cosas de nuevo en el primer tramo, pero el ruso tiraba de experiencia, y en los dos siguientes lograba aumentar su ventaja al frente de la clasificación, aunque López aún estaba a tan solo 6,3 segundos.

Marijan GriebelTras el dúo de cabeza, los pilotos del ERC imponían su ley. Marijan Griebel trataba de abrir diferencias, y pronto superaba en la general a Iván Ares. Pero en el tramo largo, Chris Ingram era el que mandaba entre los tres, superando tanto al gallego como al alemán, pasando a ocupar la tercera plaza. Las diferencias entre Ingram y Griebel continuaban siendo mínimas, pero Ares quedaba algo más rezagado, viéndose incluso superado por el Volkswagen Polo GTI R5 de Norbert Herczig.

José Antonio Suárez, por su parte, iniciaba una remontada más centrada en el CERA que en el ERC. El asturiano subía a la décima plaza, gestionando, esta vez si, sus neumáticos, tras superar a Xevi Pons, que continuaba sin encontrarse en el asfalto, Surhayen Pernía y Luís Monzón.

Solo quedaban por disputarse las dos pasadas por el tramo espectáculo de Gran Canarias. En ambos casos, Pepe López marcaba el scratch, lo que le servía para irse a dormir a tan solo 3,8 segundos de Alexey Lukyanuk, y con nada menos que 36,4 segundos de ventaja con respecto al tercer clasificado, que continuaba siendo Chris Ingram. Marijan Griebel continuaba en cuarta posición, mientras que Iván Ares volvía a ser quinto, tras superar a Norbert Herczig.

Chris IngramPor detrás, el único cambio era la penalización que recibía Luís Monzón, por adelantarse a la salida de la segunda pasada por el tramo espectáculo. Esos 10 segundos llevaban al canario por detrás de Xevi Pons, mientras que José Antonio Suárez se mantenía décimo, y Surhayen Pernía undécimo.

La presión surte efecto

Tras lo visto en la primera etapa de la prueba, la lucha entre los Citroën C3 R5 de Alexey Lukyanuk y Pepe López parecía que iba a ser épica. Pero a veces los pequeños errores se pagan muy caros, y en pleno ataque para defender su liderato, Lukyanuk ajustaba demasiado la trazada en una curva a izquierdas, tocando con el interior, y dañando la suspensión delantera, lo que le obligaría a abandonar. Esto dejaba a López en solitario al frente de la general. El madrileño, sabedor de lo importante de la prueba, y que lideraba todas las clasificaciones, se dedicaba a partir de ese momento a dosificar su ventaja, bajando claramente el ritmo.

Pepe LópezEl abandono de Lukyanuk, convertía la lucha por el tercer lugar del podio, en una lucha por la segunda plaza, lo que intensificaba las hostilidades entre Chris Ingram, y Marijan Griebel. A pesar de todo, los scratch serían para Pierre Louis Loubet, muy retrasado en la primera etapa, y José Antonio Suárez, que ya había logrado escalar a la octava plaza. Iván Ares, por su parte, se volvía a meter en la lucha por el podio, junto a Norbert Herczig, recortando diferencias con Ingram y Griebel.

El último bucle era un mero trámite para Pepe López, que dosificaba su diferencia al frente de la general, quedándose incluso fuera de la pelea por el TC Plus del CERA y el SCER. Así, el piloto madrileño, junto a Borja Rozada, llevaban su Citroën C3 R5 a lo más alto del podio del ERC, SCER y CERA, convirtiéndose en el segundo piloto más joven en conseguir una victoria en el certamen continental.

Norbert HerczigMenos trivial sería la lucha por el segundo puesto. Chris Ingram, Marijan Griebel, Iván Ares y Nobert Herczig llegaban en un pañuelo de menos de 10 segundos. Ingram y Ares eran los que más fuerte arrancaban, siendo primero y segundo, respectivamente en el primero de los cuatro tramos del bucle final. Pero el piloto gallego iba a quedarse fuera de la lucha en el siguiente tramo, cuando un pinchazo le hacía perder medio minuto, cayendo hasta la séptima plaza. Ingram estaba abriendo hueco con respecto a Griebel, y en el penúltimo tramo de la prueba, el hueco se hacía definitivo cuando el piloto alemán sufría también un pinchazo. Griebel no tenía tanta suerte como Ares, y se dejaba cerca de 3 minutos, cayendo a la novena posición. La misma suerte correría Herczig, aunque el húngaro sería el que menos tiempo cedía.

Con todos estos pinchazos, Chris Ingram tenía ya en el bolsillo la segunda plaza, mientras que Lukasz Habaj, que marcaba el scratch en los dos últimos tramos, subía de forma inesperada al tercer escalón del podio. Norbert Herczig lograba mantener a duras penas la cuarta posición, tras superar en el último tramo a Pierre Louis Loubet. Iván Ares debía conformarse con la sexta plaza, con Surhayen Pernía séptimo, y Luís Monzón octavo. El top ten lo completaba Marijan Griebel en novena posición, y Nikolaus Mayr-Melnhof décimo.

Dominio absoluto de Pepe López en el SCER

Si en el ERC veíamos infinidad de peleas, luchas al segundo, y pequeños errores que definían la clasificación, en el SCER la situación era bien distinta. Pepe López era el amo y señor del campeonato, marcando el mejor crono en todos y cada uno de los tramos. Nadie era capaz de parar al piloto madrileño en el asfalto canario, lo que le otorgaba su primera victoria en el SCER.

Surhayen PerníaPor detrás, Surhayen Pernía y Xevi Pons tenían sus más y sus menos durante la primera etapa. Pernía arrancaba por delante, con Pons a solo una décima en el primer tramo. El catalán subía al segundo puesto en el segundo tramo, pero el cántabro volvía a poner las cosas en su sitio en el tercero. Pons recortaba diferencias de nuevo, hasta llegar a igualar sus tiempos en la quinta especial. Pero a partir de ese momento, Pernía se ponía por delante, y tras ceder algunas décimas en las dos pasadas por el tramo espectáculo, el cántabro lograba ser más rápido en todos los tramos de la segunda etapa, dejando a Pons en tercer lugar, a de un minuto de distancia al terminar la prueba.

En el TC Plus, Pepe López se llevaba los tres puntos, mientras que Pernía se hacía con dos, siendo el punto restante para Yeray Lemes, que tenía un rallye de menos a más. El piloto canario realizaba una gran segunda etapa, siendo en todo momento más rápido que Xevi Pons, al que llegaba a poner en apuros en la parte final del rallye, aunque finalmente el piloto catalán lograba mantenerse en el podio, mientras que Lemes debía conformarse con ser cuarto.

Xevi PonsLa quinta posición era para Fran Cima, que lograba también la victoria en la Copa N5 de RMC Motorsport, aunque su posición se encuentra en duda. En las verificaciones finales de la prueba, se encontró una posible irregularidad en la válvula popoff del Renault Clio N5 del piloto asturiano, que está siendo estudiada, para ratificar su victoria en la copa, y su quinta posición en el SCER. Continuando con la clasificación final del SCER, Efrén Llarena se llevaba una meritoria sexta plaza, ganando en el apartado de Dos Ruedas Motrices. Por su parte, Enma Falcón se veía retrasada debido a un pinchazo en la segunda etapa. La piloto canaria a punto estaba de superar a Llarena al final de la prueba, pero finalmente debía conformarse con ser séptima. Raúl Hernández cerraría la clasificación del SCER, siendo octavo.

Pepe López domina también el CERA

Al igual que en el SCER, en el Campeonato de España de Rallies de Asfalto, nos encontramos con un Pepe López que dominaba a placer, sobretodo en la primera etapa, en la que era el más rápido en los ochos tramos que se disputaban. Por detrás, Iván Ares y José Antonio Suárez peleaban por el segundo puesto, hasta que en la tercera especial Suárez se quedaba sin ruedas, y cedía un minuto. El Porsche 911 GT3 2010 de Enrique Cruz heredaba la tercera plaza, por delante de Luís Monzón, y Surhayen Pernía.

José Antonio SuárezEn la segunda pasada por los tramos del viernes, José Antonio Suárez comenzaba su remontada, que le permitía llegar al final de la primera jornada en cuarta posición, muy cerca de Enrique Cruz, que se mantenía tercero, por detrás de Pepe López e Iván Ares. Surhayen Pernía también se metía en la lucha por el podio, mientras que Xevi Pons lograba superar a Luís Monzón en el último tramo, gracias a la penalización por adelantarse en la salida que recibía el canario.

En la segunda etapa, y a excepción del primer tramo, donde Pepe López continuaba atacando, el madrileño comenzaba a gestionar la ventaja, gracias al abandono de Lukyanuk, que le permitía relajarse también en la clasificación del ERC. A partir de ese momento, los scratch se los repartían José Antonio Suárez, que lograba dos, e Iván Ares, que se hacía con el restante. Ares estaba acomodado en la segunda plaza, mientras que Suárez culminaba su remontada, superando a Enrique Cruz, que lo pasaba mal en las zonas más estrechas, y cedía también ante el empuje de Surhayen Pernía. Luís Monzón también presionaba al piloto del Porsche, con quien peleaba por el certamen autonómico, mientras que Xevi Pons veía la lucha desde la séptima posición.

Iván AresEl bucle final arrancaba con el scratch de Iván Ares, que en el siguiente tramo sufría un pinchazo, cediendo 26 segundos, aunque el gallego lograba mantener el segundo lugar. Tampoco se libraba de los problemas José Antonio Suárez, que veía como un tubo del intercooler se rompía, y el rendimiento de su motor caía, cediendo muchísimo tiempo en cada tramo. Tanto, que el asturiano terminaba por caer hasta la novena plaza, en la que terminaría la prueba. El mayor beneficiado de los problemas de Suárez era Surhayen Pernía, que alcanzaba la tercera plaza, no sin antes pelear duramente con Luís Monzón. Finalmente, el cántabro se llevaba el tercer escalón del podio, aunque el canario se quedaba a tan solo 2 segundos. Monzón era cuarto, logrando además la victoria en el apartado autonómico, tras superar a un Enrique Cruz que finalizaba quinto del nacional, y segundo del autonómico. Por su parte, Xevi Pons era sexto, seguido de Yeray Lemes, y Armide Martín, que terminaba octavo, justo por delante de Suárez.

Monarri es el dominador en Dos Ruedas Motrices

Si Pepe López se convertía en el amo y señor absoluto del Rallye Islas Canarias, ganando el ERC, el SCER, y el CERA, en el apartado de Dos Ruedas Motrices sería otro madrileño, Alberto Monarri, el que llevase la voz cantante. El piloto del Abarth 124 Rallye debía enfrentarse a un cambio de marca de neumáticos, debido a que, en esta prueba, salía dentro de la Abarth Rallye Cup, que obliga a utilizar neumáticos Pirelli, en lugar de los habituales Michelin que utiliza en el CERA.

Alberto MonarriEsto hacía que en un principio los tiempos no saliesen, y primero Efrén Llarena, y posteriormente Carlos García fuesen capaces de arrebatarle al madrileño el liderato de la prueba en los primeros compases. Pero, a partir de la segunda pasada por los tramos del viernes, Alberto Monarri comenzaba a dominar la prueba con mano de hierro, escapando de sus perseguidores. Ni tan siquiera un aviso de temperatura en su vehículo detenía al madrileño, que solventaba el incidente sin mayores problemas, a pesar de tener algunas dificultades en comprender a la perfección el neumático Pirelli.

Por detrás, Carlos García demostraba un excelente ritmo con otro de los Abarth 124 Rallye de la copa, pero en la primera pasada por el tramo espectáculo del viernes, la bomba de la gasolina comenzaba a fallar, obligándole a abandonar. García se reenganchaba para la segunda etapa, pero sufría una penalización de 10 minutos. Esto dejaba el segundo escalón del podio en manos de un Efrén Llarena, que no lo dejaría libre en ningún momento. Noé Armas, con el Renault Clio R3T sería el heredero del tercer escalón del podio. Pero Armas se encontraría con la dura oposición tanto de Nelson Climent, como de Miguel Ángel Suárez. Ambos le superarían en el arranque de la segunda etapa, pero Armas pasaría al ataque, para finalmente subir al tercer escalón del podio.

Deja un comentario