Ares a lo campeón en el Rallye de Cantabria

FacebooktwitterFacebooktwitter

El Rallye de Cantabria ha sido una prueba complicada, dura, en la que las trampas de los tramos han jugado malas pasadas a prácticamente todos los equipos, y en la que Iván Ares y José Pintor se han proclamado Campeones de España de Rallies de Asfalto 2017, a los mandos de su Hyundai i20 R5.

Iván AresLa prueba comenzaba a las 8 de la mañana del sábado, con el sol aún oculto bajo el horizonte, y los tramos completamente empapados, debido a la lluvia que caía con fuerza minutos antes de comenzar la competición en el tramo de San Roque – Villacarriedo. En estas condiciones, Iván Ares y José Pintor ya demostraban que no habían venido a darse un paseo, y lograban el mejor crono, a pesar de tener un pequeño toque en la aleta delantera derecha de su Hyundai i20 R5. 14,5 segundos eran los que cedían Pedro y Marcos Burgo con el Skoda Fabia R5, mientras que con el segundo Hyundai i20 R5, Surhayen Pernía y Carlos del Barrio se situaban terceros a 16,4. Por detrás, encontrábamos la lucha entre los N5, con Joan Vinyes y Jordi Mercader a 32,2 segundos del mejor crono con el Suzuki Swift R+, seguidos de Miguel Fuster y Borja Rozada, con el Renault Clio N5, que cedían 40,5 segundos, y Gorka Antxustegi y Alberto Iglesias con el otro Swift, a 44,8. Poco más se disputaba de este primer tramo, puesto que las salidas de pista de Alvaro Muñiz y Antonio Solórzano con el Abarth 124, y de Daniel Martínez y Javier Soto con el Citroën DS3 R3T, iban a obligar a la organización a neutralizar el tramo. Por suerte, los cuatro tripulantes de los dos vehículos se encontraban perfectamente, aunque serían evacuados al hospital para ser evaluados.

Ya sin la lluvia, aunque con el asfalto aún mojado, se dirigían al segundo tramo, el de Barcenilla – Vega, donde Surhayen Pernía se anotaba el mejor crono, con 3,3 segundos de ventaja sobre Pedro Burgo, que cedía la segunda plaza a favor del piloto cántabro. Tercero era Miguel Fuster, a 4,1 segundos, apretando a un Joan Vinyes que marcaba el cuarto mejor tiempo, a 9,6. El líder, Iván Ares, se conformaba con la quinta plaza, cediendo nada menos que 12,6 segundos, y es que, tras el susto del primer tramo, el gallego parecía recordar que con terminar detrás de Burgo le era suficiente para ser campeón, y bajaba el ritmo sensiblemente.

Surhayen PerníaTras la primera asistencia del día, los equipos se dirigían al segundo bucle de la mañana, repitiendo de nuevo los tramos de San Roque – Villacarriedo, y Barcenilla – Vega, en los que, si bien ya no llovía, las humedades eran notables, y seguían patinando mucho. La elección de neumáticos iba a ser de lo más variada, desde los Hyundai de Ares y Pernía, que optaban por los compuestos más blandos de Pirelli y Michelin, respectivamente, hasta el Skoda de Burgo, que se decidía a montar los más blandos atrás, y un paso más duros delante. No en vano, el segundo tramo del bucle iba a ser el TC Plus, donde se repartirían puntos, y había que llegar con neumáticos para poder atacar.

Joan Vinyes iba a ser el encargado de marcar el mejor crono en el primero de los tramos del bucle, demostrando una vez más el buen estado de forma del equipo Suzuki con los Swift R+. Surhayen Pernía se dejaba 8 segundos con respecto al andorrano, pero era el segundo más rápido, por delante de Pedro Burgo, que cedía 10,4 e Iván Ares, que se dejaba 2,7 segundos en el tramo. Pero Ares había cometido un error, había salido antes de tiempo, por lo que recibía una penalización de 10 segundos, lo que hacía que su desventaja total en esta especial fuese de 12,7 segundos. Con este tiempo, cedía el liderato, que pasaba a manos de Pernía, quien superaba también a Burgo, ahora segundo en la general, mientras que Ares caía hasta el tercer puesto. Miguel Fuster veía como en la pelea entre los N5, Vinyes se escapaba, puesto que el alicantino cedía en este tramo nada menos que 15,6 segundos.

Joan VinyesLlegábamos al cuarto tramo de la jornada, el TC Plus, donde, con 3 puntos en juego, nadie quería a dar su brazo a torcer. Iván Ares se lanzaba a por todas, y marcaba el mejor crono, con 2 segundos de ventaja sobre Pedro Burgo, pero entonces saltaba la sorpresa. El tramo se detenía, debido a un accidente de Surhayen Pernía. El cántabro se iba largo en una curva a derechas, y chocaba con un muro, arrancando la rueda delantera izquierda de su Hyundai i20 R5. Por suerte, tanto Pernía como su copiloto, Carlos del Barrio, se encontraban perfectamente. Finalmente se decidía otorgar a todos los demás pilotos el tiempo de Pedro Burgo, y los comisarios deportivos tenían en su mano la decisión de si el TC Plus otorgaría puntos o no. Obviamente, la decisión era sencilla, puesto que no habían disputado el tramo ni tan siquiera tres pilotos, por lo que finalmente, no se otorgaban puntos, dando por finalizada así la matinal del Rallye de Cantabria.

La clasificación general del 38º Rallye de Cantabria, tras los cuatro primeros tramos quedaba con Pedro Burgo al frente de la general tras el abandono de Surhayen Pernía, seguido de Iván Ares a 5,1 segundos, y de Joan Vinyes que se situaba tercero a 13,6. Cuarto era Miguel Fuster a 31,9 segundos, mientras que Gorka Antxustegi marchaba quinto a 52,8 segundos de la cabeza.

Pedro BurgoLa tarde arrancaba con el sol haciendo acto de presencia por primera vez en lo que llevábamos de jornada, y unos tramos ya completamente secos. La especial de Villanueva – Matienzo iba a tener de nuevo a Pedro Burgo como protagonista, marcando el mejor crono, con medio segundo de ventaja sobre Iván Ares, y 6 décimas con respecto a un Joan Vinyes completamente asentado en el tercer escalón del podio. Gorka Antxustegi cedía 8,3 segundos, pero era 1 segundo más rápido que Miguel Fuster, obligando al alicantino a mantener un buen ritmo, si no quería verse superado por el segundo Suzuki oficial.

En el segundo tramo de la tarde, Ramales – Ruesga, Iván Ares marcaba el mejor crono, pero Pedro Burgo se mantenía al frente de la general, al ceder tan solo 1,1 segundos. Joan Vinyes volvía a ser tercero, a 8,3 segundos, por delante de Gorka Antxustegi, que era cuarto a 9,3. La sorpresa llegaba de la parte de Miguel Fuster, puesto que el alicantino cedía nada menos que 44,9 segundos. De nuevo el Renault Clio N5 del alicantino sufría un problema en la dirección asistida, que, aunque le permitía llegar a la asistencia, finalmente le obligaría a abandonar.

Miguel FusterIván Ares ya tenía el título en el bolsillo. Tan solo tenía que vigilar a Joan Vinyes, ya que con ser segundo le servía para proclamarse campeón, pero el de Cambre no quería dejar nada al azar, y en el último bucle iba a dar un auténtico recital. Ares se lanzaba a por todas, y siendo el más rápido en los dos últimos tramos, en los que le endosaba 10,3 y 27,3 segundos a Pedro Burgo, que prefería asegurarse el segundo lugar. Tampoco tomaba riesgos Joan Vinyes, que se veía incluso superado por Gorka Antxustegi en el penúltimo tramo, siendo finalmente el andorrano tercero, y cuarto el vasco.

Finalmente, la clasificación del Rallye de Cantabria quedaba con Iván Ares y José Pintor como vencedores, lo que les sirve además para asegurarse el título de Campeones de España de Rallies de Asfalto. Pedro y Marcos Burgo finalizaban en segundo lugar, a 33,1 segundos, con Joan Vinyes y Jordi Mercader en tercera posición, a 1:21,9 del vencedor. Cuarto finalizaba Gorka Antxustegi, acompañado una vez más de Alberto Iglesias, a 2:14,1, mientras que en quinta posición finalizaban Javier Pardo y Adrián Pérez a 7:25. Sextos eran Adrián Díaz y Andrea Lamas, a 7:26,5, seguidos de Roberto Blach y José Murado, que eran séptimos a 9:03,4, y Marcos Diego e Iván Bartolome, que se hacían con la octava plaza a 9:45,1. Completaban el top ten Alberto Segui y Alejandro López, novenos a 12:16,4, y David Cortés y Rubén Soto, que eran décimos a 12:37,4.

Emoción hasta el final en Dos Ruedas Motrices

Álvaro MuñizEn el apartado de Dos Ruedas Motrices, la jornada iba a estar llena de alternativas, con cambios de líder constantes, hasta el último tramo. Adrián Díaz comenzaba la jornada marcando el mejor crono, con 4,7 segundos de ventaja sobre Dani Peña. Javier Pardo cedía 29 segundos, aunque en realidad no completaba el tramo, ya que el resto de participantes, eran neutralizados por los accidentes de Muñiz y Martínez, que dejaban la categoría algo descafeinada. Pero en el segundo tramo, los chicos de la R2 demostraban su ritmo real, con Roberto Blach marcando el mejor crono, con un segundo de ventaja respecto a Pardo, y 1,4 con respecto a Peña, que era tercero. Díaz tan solo era quinto, a 16,2 segundos, por lo que cedía la primera plaza, que ahora la ocupaba Peña.

Los vehículos de Dos Ruedas Motrices tan solo disputarían el primero de los tramos del segundo bucle, puesto que el segundo sería neutralizado por el accidente de Pernía. En él, Dani Peña era el más rápido, endosándole 3,1 segundos más a Adrián Díaz, que se mantenía en segunda posición. Los R2 no tenían tantas opciones sobre seco, y Javier Pardo solo podía ser tercero a 5,5 segundos, superando a Roberto Blach en la general, que cedía 13,2 segundos.

Javier PardoEl primer bucle de la tarde, iba a ser coto privado de Javier Pardo, que marcaba el mejor crono en los dos tramos, en ambos casos por delante de Dani Peña, que era segundo. También en ambos tramos, tercero era Adrián Díaz. El piloto oficial de Suzuki cedía mucho tiempo en ambos tramos, y se veía superado por Pardo, que ya era segundo, a solo 5,9 segundos de Peña, mientras que Díaz estaba a 7,1 en la general. Por su parte, Roberto Blach se mantenía cuarto, perdiendo ya el hilo de cabeza, estando ya a 48,4 segundos del líder.

En el último bucle, Dani Peña comenzaba marcando el mejor crono en el penúltimo tramo de la prueba, con 3 segundos de ventaja sobre Javier Pardo, y 9,5 respecto a Adrián Díaz. Pero Peña iba a recibir una penalización de 10 minutos por incumplir el artículo 21 del Reglamento Deportivo que se refiere a los neumáticos. Concretamente, Peña había utilizado más neumáticos de los permitidos para una prueba del nacional de asfalto, que son 10, permitiendo el uso de dos neumáticos comodín, en caso de solicitarlo. Pero el piloto cántabro marcó 14 neumáticos durante la prueba, por lo que recibió esta penalización.

Adrián DíazEsto dejaba la lucha por la victoria final entre Adrián Díaz y Javier Pardo. Ambos llegaban separados por tan solo 7,7 segundos, con el piloto del Peugeot 208 R2, por delante del de el Suzuki Swift S1600. Díaz sería el más rápido en la última especial, pero Pardo daba todo lo que tenía para ceder tan solo 6,2 segundos, lo que le permitía conseguir la victoria por 1,5 segundos. Roberto Blach finalizaba tercero, pero ya a más de un minuto y medio del vencedor.

Cortés manda entre los Suzuki

David CortésTras las últimas dos pruebas, en las que Alfredo Tamés y Alberto Monarri eran los que mandaban entre los pequeños Suzuki Swift, en esta penúltima cita de la monomarca nipona David Cortés iba a ser el piloto que llevase la batuta durante toda la jornada. Cortés marcaba el mejor crono en los cinco tramos que iban a poder disputar los pilotos de la Swift, lo que le permitía conseguir una importante victoria, que hace que la copa se decida en la última prueba en Madrid. A punto estaba Monarri de arrebatarle un scratch en el penúltimo tramo, pero Cortés le superaba por una décima de segundo. Aun así, Monarri lograba la segunda plaza después de algunos escarceos en los tramos de la mañana con Tamés, que finalmente cedería terreno en los tramos de la tarde, para ser tercero.

Deja un comentario