Amador Vidal revalida su título en Extremadura

FacebooktwitterFacebooktwitter

PortadaEl actual Campeón de España de Rallies de Tierra ha conseguido este fin de semana revalidar su título. La pasada temporada, Extremadura veía como Amador Vidal se proclamaba Campeón del nacional de tierra, y esta temporada el piloto gallego ha vuelto a celebrar la revalida de su título en tierras extremeñas. Ha sido una prueba completamente distinta, con tramos estrechos y ratoneros, frente a unas especiales mucho más abiertas de la edición anterior. Quizás uno de los mayores problemas de la jornada fue el polvo, que terminaba por dar una cierta ventaja a Vidal por la mañana, tras el prematuro abandono de Nicolas Fuchs, que no llegaría ni a tomar la salida en el primer tramo.

Y así comenzaba la jornada, con la noticia del abandono de Fuchs recorriendo el primer tramo junto a Amador Vidal, que heredaba la labor de abrir pista. El Mitsubishi Lancer EVO X del piloto peruano sufría un problema menor en el cambio de marchas. Tan solo se había quedado floja la palanca de cambios, algo que el equipo RMC Motorsport descubría una vez Fuchs volvía a la asistencia, ya sin tiempo de salir a los tramos.

VidalAmador Vidal comenzaba el día de la mejor forma posible, marcando el mejor crono en el primer tramo, y lo hacía con una ventaja que ya se antojaba definitiva. El piloto gallego endosaba en los 13 kilómetros de la primera especial 57 segundos a Alex Villanueva, que era segundo, y un minuto exacto a Eduard Fores. El ritmo de Vidal había sido bueno, pero lo cierto es que la explicación a esta gran ventaja debemos buscarla en el polvo, que debido a la falta de aire, y a la vegetación que rodeaba el tramo quedaba en suspensión, y no permitía ver prácticamente nada a los coches que partían por detrás. De hecho, Villanueva debía pararse en una zona al ser incapaz de encontrar el camino entre el polvo, y Juan Carlos Aguado se equivocaba de camino, subiendo por un cortafuegos, y perdiendo varios minutos en el lance. A pesar de todo, los pilotos nos comentaban como la organización se negaba a dar un minuto más de distancia a los coches que así lo solicitaban. La situación terminaría con el primer tramo neutralizado después de una salida de pista de Luciano Bonomi, que terminaba con el vehículo del argentino ardiendo. Por suerte, tanto Bonomi como su copiloto, Rogelio Peñate, salían ilesos, pero el coche terminaría totalmente calcinado. Tampoco tenía suerte Juan Pablo Castro, que debía retirarse en este primer tramo al dañar la suspensión delantera de su Subaru Impreza N14.

Con una ventaja como la que había conseguido en la primera especial, Amador Vidal bajaba el ritmo de cara al segundo tramo, permitiendo que el mejor crono fuese a parar a manos de José Luís Peláez. El madrileño subía así a la tercera plaza, y se situaba líder del Grupo N, categoría que podía quedar resuelta tras el abandono de Bonomi en el tramo anterior. Alex Villanueva se mantenía en segunda posición, mientras que el local David Quijada se aupaba hasta la cuarta posición, a solo 8 segundos de Peláez, metiéndose de lleno en la lucha por el podio. Quien caía de un solo golpe a la quinta plaza era Eduard Fores, aunque se mantenía en la lucha por el tercer escalón del podio, a tan solo 12 segundos de Quijada. También era interesante la lucha que estaban manteniendo en la sexta posición Miguel Bestard y Ramón Torres, separados por tan solo un segundo.

VillanuevaLa segunda pasada por los tramos de la mañana comenzaba con la decisión de la organización de dar una solución al problema del polvo, dando 4 minutos entre cada participante, aunque la decisión llegaba algo tarde, puesto que las diferencias ya eran abismales en algunos casos. En este caso, los mejores cronos se iban a ir fuera de nuestras fronteras, con Miguel Bestard siendo el más rápido en el primer tramo. El paraguayo desbancaba de la tercera posición a José Luís Peláez, algo que poco le importaba al madrileño, cuyos intereses estaban puestos en el Grupo N, que seguía liderando. Alex Villanueva se mantenía en segunda posición, siendo el único Mitsubishi que se metía en los tiempos de los Fiesta R5, por delante de Ramón Torres, y de Juan Carlos Aguado, que estaba en plena remontada tras su error en la primera pasada por este tramo. Quien continuaba controlando el rallye sin problemas era Amador Vidal, que se dedicaba a pasar por los tramos sin tomar excesivos riesgos, manteniendo su ventaja sobre Villanueva en torno a un minuto en la general. En el tramo B, el mejor crono sería para el chileno Torres, que se situaba cuarto, a solo un segundo de Bestard, que se mantenía tercero en la general. Villanueva recortaba tres segundos más respecto a Vidal, aunque la distancia entre ambos al finalizar los tramos de la mañana era aún de 59 segundos.

Al llegar a la asistencia de mediodía, Amador Vidal lideraba el rallye como decíamos con 59 segundos de ventaja sobre Alex Villanueva, que era segundo. Tercero era Miguel Bestard, ya a 1:21 del líder, mientras que Ramón Torres se había situado cuarto a 1:22. La quinta posición quedaba en manos de José Luís Peláez, a 1:39, mientras que sexto marchaba el piloto local David Quijada a 2:04 de Vidal.

TorresLos tramos de la tarde arrancaban con un nuevo scratch de Ramón Torres, que de un solo golpe se aupaba hasta la segunda plaza. Lo cierto es que este quinto tramo de la jornada iba a ser un autentico golpe de efecto para el rallye. Alex Villanueva quedaba fuera de carrera al golpear una rueda. Tampoco tenía suerte Miguel Bestard, que rompía un palier, que posteriormente provocaría una avería eléctrica en el motor del Ford Fiesta R5. Bestard completaría la quinta especial, perdiendo mucho tiempo, pero en el siguiente tramo debería retirarse debido a esos problemas eléctricos. Con estos abandonos, Amador Vidal se mantenía como líder, mientras que Torres subía a la segunda plaza, y José Luís Peláez subía al tercer puesto. David Quijada, por su parte, se situaba cuarto, a solo 13 segundos de Peláez, mientras que en quinta posición se ubicaba Alberto Antebi, que hasta el momento había tenido una prueba bastante discreta.

QuijadaLa sexta especial iba a traernos un nuevo scratch para Ramón Torres, que no estaba dispuesto a ceder la segunda plaza de la general, aunque el verdadero interés estaba en la lucha por el tercer escalón del podio. David Quijada atacaba para ser segundo en este tramo, recortando 3 segundos respecto a José Luís Peláez, quedando la diferencia entre ambos en 10 segundos y con tan solo dos tramos por disputarse. Juan Carlos Aguado continuaba con su remontada, subiendo al sexto puesto, poniendo en jaque a Alberto Antebi, que se mantenía quinto, aunque mostrando un ritmo mucho más lento que el madrileño. Quien no tenía ningún problema era Amador Vidal, que ya comenzaba a acariciar su nuevo título de Campeón de España. El gallego se mantenía como líder de la general, sin tomar riesgos. Su ventaja se había reducido hasta los 44 segundos, pero Vidal era consciente de que la victoria estaba en sus manos, y en caso de surgir algún pequeño problema, la segunda plaza también era un resultado perfectamente válido para proclamarse campeón.

PelaezLa segunda pasada por los tramos de la tarde, iba a tener como principal protagonista la lucha por el tercer puesto. David Quijada se convertía en el protagonista, marcando el mejor crono en los dos tramos. El piloto de Riolobos quería subir al podio en la prueba de casa, y presentaba su candidatura al tercer escalón con estos tiempos. Quijada debía recortar a José Luís Peláez 10 segundos, y el madrileño, sabedor de que ya tenía el Grupo N en el bolsillo, no bajaba el ritmo, y a pesar de los buenos cronos de Quijada, Peláez se mantenía en la tercera posición, cediendo tan solo 5 segundos. Por delante, todos parecía conformarse con el resultado. Ramón Torres aseguraba la segunda plaza, consiguiendo así su segundo podio de la temporada. Tampoco tomaba mayores riesgos Amador Vidal, que finalmente conseguía la victoria con 39 segundos de ventaja sobre el chileno. Como decíamos, Peláez completaba el podio, seguido de Quijada, mientras que quinto finalizaba Alberto Antebi, que conseguía mantener a raya a Juan Carlos Aguado, que finalmente debía conformarse con la sexta posición.

Con estos resultados, Amador Vidal renueva su título de Campeón de España de Rallies de Tierra, consiguiendo su segundo entorchado nacional consecutivo. Un título que Vidal ha conseguido con tres victorias, un segundo puesto y un tercero, a falta de disputar la última cita en Málaga. También se ha proclamado Campeón de España, aunque en este caso de Grupo N, José Luís Peláez. Tres victorias y dos segundos puestos son las credenciales que Peláez ha presentado para hacerse con este título, luchando con el argentino Luciano Bonomi, que en esta prueba tenía un duro final. Ahora Peláez es líder también de la EVO Cup de Mitsubishi, empatado en puntos con Alex Villanueva. Todo se decidirá en la última cita en Málaga, donde veremos si Peláez se mantiene con el vehículo en configuración de Grupo N, para luchar por el título de la monomarca de los tres diamantes.

Dominio abrumador en Dos Ruedas Motrices

LopezEn el apartado de Dos Ruedas Motrices no había sorpresas. Como se esperaba antes de empezar, Pepe López dominaba la prueba de principio a fin, y conseguía una apabullante victoria con más de dos minutos de ventaja sobre Manuel Gómez Manzanilla, su principal, y ahora único rival en la lucha por el título. Agustín Álvaro marchaba segundo tras el primer bucle, y estaba haciendo un gran trabajo, pero en el cuarto tramo un problema de la transmisión iba a dejarle fuera de carrera, lo que a su vez le dejaría sin opciones al título. Manzanilla heredaba esa segunda plaza, que no abandonaría hasta el final, lo que le permite llegar hasta la última prueba con opciones de hacerse con el título. El podio de la categoría de Dos Ruedas Motrices lo completaba José Calvar con el pequeño Toyota Aygo de la Copa Kobe Motor, un resultado meritorio, aunque hay que recordar que no había más pilotos que realmente pudiesen luchar por el podio en esta categoría.

Copa Kobe Motor

CalvarLa primera edición de la Copa Kobe Motor ya tiene un dueño y señor, y ese es José Calvar. El gallego se hacía con una nueva victoria, y con ello conseguía hacerse matemáticamente con el título. Calvar ha sido el dominador de la monomarca organizada por el concesionario madrileño Kobe Motor, y en esta prueba conseguía hacerse con una nueva victoria, aunque en este caso no lo tendría tan fácil. Aritz Iriondo le presionaba durante toda la jornada, igualando los cronos del piloto gallego en varios tramos, pero Calvar lo tenía todo bajo control, y no perdía la calma. Oscar Bueno también realizaba una gran prueba, finalizando tercero, y como mejor júnior de la copa, con permiso de Javier Pardo, que había estado realizando unos tiempos realmente competitivos hasta que un problema en un buje le obligaba a abandonar cuando marchaba tercero.

Deja un comentario